Dieta básica equina

La dieta equina básica debe incluir:

  • Fibra
  • Proteína
  • Vitaminas
  • Minerales

¿De qué tipo y en qué proporción? Va a depender de factores propios del ejemplar como raza, tamaño, edad o salud, pero también de factores externos como ubicación, clima y uso del animal para trabajo, deporte, paseo, etc.

Analicemos en detalle cada uno de los componentes:

  • FIBRA, es la parte indigestible de la ración alimentaria y a pesar de que a veces no se le presta mucha atención, es un componente esencial porque garantiza el adecuado funcionamiento del tracto intestinal, específicamente del “ciego” (cámara de fermentación) y por tanto la asimilación del resto de los componentes de la dieta. Este correcto funcionamiento evitará cólicos y laminitis y   contribuirá a generar los niveles adecuados de energía, siempre que el resto de componentes de la dieta también se suministre de manera equilibrada.
    • Lo ideal sería que este forraje constituyera  un 70% de la dieta.

Forraje verde

  • PROTEINAS, son macromoléculas compuestas por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. La mayoría también contienen azufre y fósforo. Son los pilares fundamentales de la vida ya que son las responsables de proveer al organismo con las energías que éste utilizará cuando realice cualquier tipo de actividad; la estructura básica de la proteína es una cadena de aminoácidos, o pequeños “ladrillos” que aportan al organismo todos aquellos elementos y nutrientes complejos que el organismo no puede generar por sí mismo. La interacción de estos aminoácidos con las vitaminas y minerales, así como un mejor metabolismo de los carbohidratos, son necesarios para el mantenimiento, crecimiento y reparación de los músculos. Esto dará como resultado tejidos más fuertes, huesos fuertes, cascos resistentes, ligamentos funcionales y una estructura global más fuerte.
    • Lo ideal es que la dieta incluyera entre un 10 y un 12% de proteína que se obtiene principalmente del grano y el forraje.
      • Fuentes de proteínas son la soja, alfalfa, trébol (contiene hasta un 18% de proteína), cereales en grano como avena, cebada y maíz (contienen hasta un 10% de proteína)

Pienso

 

  • VITAMINAS, influyen directamente en la regulación de funciones vitales. Hay vitaminas de dos tipos:
    • Hidrosolubles, las del complejo B (se sintetizan en el intestino delgado) y la vitamina C (se sintetiza en el hígado)
    • Liposolubles, A, D, E y K

Si bien el aumento de ejercicio no parece que requiera una mayor aportación de vitaminas, si lo hace el estrés por lo que en determinadas circunstancias se requiere un suplemento que ayude en estos casos.

Si los piensos y el forraje son de calidad, la cantidad necesaria de vitaminas está garantizada

  • MINERALES, son los responsables del correcto funcionamiento del organismo al estar presentes en numerosas reacciones químicas del cuerpo.
    • Calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio y cloro; y en menor medida pero también necesarios: hierro, zinc, cobre y selenio. En algunos casos es tan importante la presencia del mineral en cuestión como su equilibrio en relación al resto (Por ejemplo, el binomio calcio-fósforo debe mantenerse siempre en la proporción 1.5:1, suplementando uno u otro si es necesario)

Al igual que en el caso de las vitaminas un forraje y pienso de calidad contribuye a cubrir todas las necesidades, si bien podemos plantearnos el que el caballo tenga siempre cerca una piedra de sal y minerales para cubrir cualquier carencia

 

Piedra de sal y minerales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *