Cómo se comunican los caballos

LOS CABALLOS SE SUSURRAN

 

La Etología es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en el medio en el que se encuentran, ya sea en situación de libertad o en condiciones de laboratorio, aunque son más conocidos los estudios de campo.

En el caso de los caballos en los últimos años estas observaciones nos han llevado a entender de manera más fiable sus reacciones.

Si observamos orejas, cola, señales faciales, sonidos, etc podremos hacernos una idea muy certera de sus emociones.

lenguaje_caballos 4

En la Universidad de Sussex (Reino Unido), las investigadoras Wathan y Karen McComb están investigando sobre los medios  de comunicación de los animales con grandes orejas móviles. Sus avances los están plasmando en el EquiFACS (Una especie de diccionario que proporciona una lista completa de todos los movimientos faciales que los caballos pueden hacer, y como pueden ser utilizados en los distintos contextos)

El FACS original fue creado para su uso con seres humanos por Paul Ekman y sus colegas en 1978, y luego se actualizó en 2002. Desde entonces FACS se ha adaptado con éxito para muchas otras especies, incluyendo chimpancés, macacos, gibones, y perros.

EquiFACS no se centra en las expresiones asociadas con un estado o una emoción particular, sino que contiene todos los movimientos faciales que los caballos pueden hacer (según lo establecido por la anatomía de los músculos faciales subyacentes)

Para llevar a cabo EquiFACS, Wathan y McComb recogieron fotografías documentando las expresiones de los caballos y las utilizaron a tamaño natural para mostrárselas a otros ejemplares ofreciéndoles mensajes concretos, como por ejemplo, señalar al lugar correcto dónde se encuentra el alimento.

Así, pudieron confirmar que la posición de ojos y orejas es especialmente importante en su comunicación, incluso más que los relinchos o la posición de la cabeza, pues durante el experimento descubrieron que al tapar estos rasgos faciales de los equinos fotografiados, el caballo receptor mostraba dificultades para interpretar correctamente el mensaje, así como también pudieron apreciar que los equinos juzgaban de forma diferente el mensaje en función de la identidad del caballo de la foto, lo que para las etólogas sugiere que los rasgos faciales individuales también pueden ser importantes en la comunicación de estos animales.

Según Wathan, este estudio “es un recordatorio para que los seres humanos miren más allá de sus limitaciones y reconozcan que otras especies pueden comunicarse de otras formas que las personas no pueden”.

A pesar de que el estudio está en una primera fase, ya tiene importantes aplicaciones, desde la investigación veterinaria, al arte o incluso el cine de animación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *