AJO para caballos

ajos 2

Planta perteneciente a la familia Allium (cebolla) y está estrechamente relacionada con las cebollas, los chalotes y los puerros.

Crece en muchas partes del mundo y es un ingrediente popular en la cocina debido a su fuerte olor y delicioso sabor.

Sin embargo, a lo largo de la historia, el ajo se ha usado principalmente por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud.

El ajo se originó en Asia Central y el uso en la medicina alternativa se aplica desde el tercer milenio antes de Cristo en la India y el Antiguo Egipto. En la  Antigua Grecia, Hipócrates, físico y padre de la medicina, solía recetar ajo para tratar diversas enfermedades. Hoy en día, la ciencia moderna ha corroborado muchos de los beneficios de este “superalimento”.

El 70% del ajo crudo es agua, el resto contiene aminoácidos, destacando la alicina, su principal componente medicinal, además tiene aceites esenciales, fructosanos, flavonoides, vitaminas (B6, vitamina C, ácido fólico) y minerales (potasio, manganeso, calcio y fósforo; y magnesio, selenio, sodio, hierro, zinc y cobre en menores cantidades)

 

caballos ajo

Entre sus propiedades destacan:

  • Antibiótico
  • Expectorante
  • Antihistamínico
  • Vermífugo

Esto hace que sea utilizado para los siguientes casos:

  • Reducir la presión sanguínea y los niveles de colesterol
  • Ayuda en los casos de tos alérgica y bronquitis
  • Repelente de moscas, por la excreción de compuestos aromáticos a través de la piel
  • Recomendable como suplemento en los casos de infección tratados con antibióticos
  • Mejora los casos de laminitis, artritis, reacciones alérgicas y problemas cutáneos
  • En forma de cataplasma desinfecta heridas
  • Su uso continuado reduce el número de parásitos, al actuar como antiséptico del intestino     

 

PRECAUCIONES

Puede darse al caballo hasta 5 ajos frescos al día y en caso de utilizar ajo laminado o seco no debe sobrepasarse la dosis de 50gr al día, ya que uno de los componentes, el disulfuro, en dosis altas presenta cierto grado de toxicidad, llegando a provocar en ingestas elevadas mantenidas en el tiempo, síntomas de anemia.

Es difícil llegar a sobrepasar la dosis, y ajustándonos a las cantidades recomendadas el ajo es, sin duda, un suplemento muy valioso y económico

 

CONSIDERACIONES GENERALES

Cuando los caballos vivían en libertad, su alimentación incluía una amplia variedad de hierbas. Ingerían estas hierbas frescas, y cuando se sentían mal buscaban las que por instinto sabían que podían aliviarles.

Esta capacidad de auto-curación ha disminuido sensiblemente debido a la domesticación, de manera que somos nosotros ahora los responsables de sus cuidados y de su salud.

Hasta hace no mucho el veterinario acudía en contadas ocasiones a encargarse de los caballos. Era el granjero y el mozo del establo los que contaban, gracias a la experiencia y a los consejos transmitidos de generación en generación, los que contaban con un gama de remedios, casi todos preparados a base de hierbas, con los que tratar a sus caballos.

La evolución de la veterinaria y la industria farmacéutica consiguió dejar en segundo plano la mayoría de estos remedios; pero en la actualidad, el auge de la medicina alternativa en humanos, ha incrementado el interés hacia los productos naturales también para los animales, tanto con fines curativos como preventivos.

Es importante tener en cuenta que:

  • No todos los remedios para humanos a base de plantas son exportables a los caballos, de hecho algunas plantas que nosotros consumimos habitualmente resultan toxicas en equinos
  • Comprar hierbas en establecimientos que nos garanticen la calidad
  • En caso de duda consultar siempre al veterinario

 

 

Bibliografía:
 Hierbas para caballos Jenny Morgan
Web Yeguas y caballos
Blog Nutrición equina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *